Los Grez y los Cañete

record-image_939X-QVTZ-W cropDurante estas vacaciones, después de un semestre difícil, me he dado a la tarea de conocer un poco más sobre mis antepasados.

Como supuse, averiguar sobre los Grez sería complejo, por ser esta familia de Santiago, aunque al menos pude determinar algunos nombres antes desconocidos. Mi trasbisabuelo y mi tatarabuelo, ambos llamados Guillermo Cooke, eran originarios de Irlanda. Ambos maquinistas, razón por la que tenían residencia cerca de la Estación Central en Santiago. Cooke hijo casó con Rosa Pérez, con quien tuvo seis hijos, entre ellos María Rosa Cooke, mi bisabuela.

Rosa Cooke se casó con Custodio Grez (de quien no logré encontrar más registros); tuvieron al menos ocho descendientes, a quienes, curiosamente, el apellido Cooke fue cambiado por Cook, sin la e. Quizás por error del oficial del Registro Civil, lo más probable.

Mario Grez Cook contrajo matrimonio con Alicia Lorca Zamorano, perteneciente a una conocida familia santacruzana, y con ella siguió residiendo en calle Dolores. En 1954 nació mi padre, Mario Grez Lorca.

La historia de los Cañete es mucho más interesante, sin embargo. Una familia de raíz huasa, colchagüina. Pude localizar el nombre del “pater familias”: Juan José Cañete, viudo de Isidora Muñoz, quien falleció (según su hijo Policarpo Cañete) a los 120 años, en 1896.

Juan José, podríamos decir, es el fundador de una extensa familia. Según mi último cálculo, tiene al menos 250 descendientes, sin contar aquellos matrimonios que aún no investigo y que por lo general tienen descendencia numerosa.

¡Quién lo diría! Investigando mi propia genealogía